¡Paren el mundo, que me quiero bajar!

Por Estefanía Pejenaute

¡Alerta spoiler!

El pasaje de infante a púber, muchas veces, se ve teñido de miseria, desconcierto e injusticia. La mitad del tiempo, estas shockeado, viendo cambios físicos. También, se aloja un sentimiento de desazón, ante un mundo difícil. La cosa no suele ser tan divertida y es lo que le pasa a la pequeña Dawn Wiener. “Welcome to the dollhouse” es una película de 1995, que expone el día a día de la pequeña Dawn y sus peripecias en la escuela media. Lejos de ser algo normal, su cotidianeidad se vuelve un camino con demasiadas espinas. Sus compañeros de escuela le hacen bullying y el clima familiar no es del todo ameno. Para completar la pesadilla, un compañero, llamado Brandon, amenaza con violarla. Sin embargo, ambos chicos, terminan por formar un vínculo entre “amigable” y toxico.

La situación de Dawn no mejora. Se siente frustrada, cargando las injusticias de la escuela media y la de su madre, que hace diferencia entre su hermana Missy y ella. Golpeada por la vida y con sed de venganza, carga contra los juguetes de su hermana. Pronto, una dulce melodía acaricia sus oídos y conoce a Steve Rodgers. Una especie de Jim Morrison de cabotaje, que inmediatamente se convierte en su ser amado. El amor llega en forma de ángel para Dawn. Aun así, sus problemas van incrementando. Su vida se torna muy problemática. En la escuela, con su familia, la demolición del club de gente especial, la relación con Brandon, el secuestro de su hermana y el devenir de la adolescencia.

Al ver el film, es difícil no sentirse representado con alguna escena. Los que hemos transitado la pubertad, sabemos que es un asunto complicado. La película expone situaciones dignas del horror, pero con un manto de sarcasmo y humor. Todo funciona, en el mundo satírico de Todd Solondz. La banda sonora, las escenas con colores estridentes y cada uno de los personajes. Los diálogos son dignos de una gran comedia. Y  la representación, de lo que es crecer fuera de los cánones de belleza, termina por ser sublime. Es una película con un guion excelente, que nunca pasa de moda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s