Tira a mamá del tren

Tira a mamá del tren

Por Estefanía Pejenaute

¡Alerta spoiler!

Los vínculos familiares no siempre son tan simpáticos y fraternales, como en las novelas. Menos las relaciones con los padres. La película de Xavier Dolan, “Yo maté a mi madre”, nos expone algo de eso. El film trata sobre el vínculo de una madre, Chantale (Anne Dorval) y su hijo adolescente Hubert (Xavier Dolan). Ambos, tienen una relación bastante complicada. Hubert no soporta a su querida madre. Básicamente, la detesta, no aguanta sus comentarios, ni su forma de ser. Siente que ya no comparte nada con ella, como sí, lo hacía en sus épocas de niño. Tampoco, puede decirle que es gay y que tiene un novio. Todo se termina de ir a la banquina, cuando Hubert le dice a su profesora, que su madre ha muerto. La madre pronto se entera de la terrible mentira y acude a la escuela. Enojada por la actitud de su retoño, lo avergüenza delante de sus compañeros y todo va para peor.

El film aborda varios temas, por un lado, nos habla del vínculo entre madre e hijo. Y como, este, suele estar romantizado. Desde las películas, novelas, series, como si el amor entre ambas personas, emergiera de forma natural. A lo largo de la historia, los estereotipos de maternidad, se han descripto, como madres sobre-protectoras, amorosas y leales. En la cotidianeidad, muchas veces, no suele surgir este “instinto” y los hijos se ven confundidos entre lo que dicen los medios y la realidad. Lo cierto es que todos los vínculos, se construyen en el día a día. La persona que criaste, va a cambiar y por ende, se deberá construir un nuevo vínculo. Las relaciones son siempre un constante renacer. Otro tema a destacar, es la figura fantasmal del padre y como todo el odio del hijo, termina por recaer en su madre. En la infancia, a muchas mujeres, se les da una muñeca, para que se vaya haciendo la idea. Pero resulta, que “criar” a una muñeca, no termina siendo lo mismo, que criar a una persona.

En la película, Xavier Dolan hace gala de su estética. Las escenas son increíbles, bellas y formidables. Además, exponen a una Anne Dorval esplendorosa. Si les interesa la dirección de Dolan, pueden ver, también, “Los amores imaginarios”. Tal vez, para entender a los padres e hijos, “Yo maté a mi madre”, podría ser una buena opción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s