Fucking hippies!

¡Alerta spoiler!

Fucking hippies!: Midsommar

La película “Midsommar” (2019) de Ari Aster es un film que te deja la piel de gallina. Desde el inicio del film, sabes que todo va a terminar mal. Y más, cuando se trata de sectas.

Una joven universitaria llamada Dani (Florence Pugh), sufre una terrible tragedia familiar. Su estado mental no parece del todo estable y ante tanta perdida, solo le queda la compañía de su novio Christian (Jack Reynor). El mismo, no sería la mejor de las compañías, ya que es el típico joven dominado por sus “inteligentes” amigos. La cosa es que Christian debe realizar un proyecto universitario de antropología. Para ello, tiene que visitar a una comuna sueca y realizar un trabajo de observación de la misma. Luego de ocultar sus intenciones de viaje a Dani, todo se expone y la joven se entera del plan de su novio. Aquejado por la tristeza de su novia, termina por incluirla en el plan, como una forma de enmendar la relación.

En la comuna, realizan una celebración del verano. Con flores, túnicas blancas y un clima de amor, drogas y paz. La Pobre de Dani comienza a observar situaciones raras. Algo no le termina de cerrar, en el paraíso hippie. Todo se desmorona con un hecho puntual y Dani empieza a sentir un profundo terror. Con muchas ganas de huir, trata de hablar con su novio. El joven ya no la soporta y se rehúsa a prestarle atención. Situación que no causa sorpresa.

Miedo, pánico y locura, nada es ajeno a esta película. El personaje de Dani navega por un sinfín de estados. Es una persona vulnerable, que no tiene a quien recurrir. Las pocas compañías que tiene, son casi nefastas. Su novio resulta el personaje menos empático de la historia. Aunque, comparado con los otros, es Martín Luther King.

La reflexión que saco de “Midsommar” es nunca te metas en una secta. Se podría decir que es una conclusión casi obvia. La otra reflexión, es cuán importante es para una persona tener una buena contención. En el caso de Dani, no tenía a nadie que sintiera o que se apiadara de su dolor. Se encontraba sola y con todos sus mambos familiares. En un momento, todo lo que había necesitado por años, se le presentó en forma de “familia amorosa”. Y como un gran clan, a lo Puccio, vengan a Dani. Y ésta, en medio de un ritual satánico, vuelve a sonreír.   

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s