Cine quinqui y la representación de “Los sin futuro”.

¡Alerta spoiler!

Por Estefanía Pejenaute

El cine quinqui emergió en los años 70 y 80; el género mostraba las peripecias de jóvenes delincuentes en España. En aquellas películas, se podía observar como niñatos, sin rumbo, se ganaban la vida a base de hurtos. Y no solo robaban, también, vivían a pura rumba flamenca y drogas.

Grandes directores, han pincelado en sus obras, la vida de estos jóvenes sin futuro. Mayormente, pertenecían a familias de obreros y vivían en zonas de bajos recursos. Las posibilidades de crecer, en ese contexto, eran pocas. Muchos jóvenes, para apaciguar la falta de ayuda, la poca presencia de los adultos y el vacio, recurrían a ciertas transgresiones. Por ejemplo, en la película “Deprisa, deprisa” (1981) de Carlos Saura, podemos ver, como se hacen de un botín. Luego, el personaje de Pablo, le compra a su abuela un televisor. La pobre anciana, no sabe de dónde saca la plata, pero confía en su querido nieto. Ya que, prácticamente, lo crió como a un hijo.

Los jóvenes sin futuro, del cine quinqui, suelen tener buen corazón y sentido de camaradería. En este caso, lo podemos observar, en la película “El pico 1-2” (1983-84) de Eloy de la Iglesia. El personaje de El Pirri, en la cárcel, venga a su amigo Paco, que fue violado por otro recluso. Devastado y furioso, por la vejación a su amigo, se trenza con el violador, en una lucha épica. También, podemos deleitarnos, con el espíritu de lealtad del film “Colegas” (1982). Una pareja de jóvenes, se ven asustados, por un embarazo no deseado. Sin saber qué hacer, recurren a otro de sus amigos y los tres se unen en tremenda aventura. Para conseguir realizar un aborto. La falta de dinero y el miedo, hacen de la película un verdadero culebrón. La amistad, la lealtad y el amor, enaltecen al trío de los hermanos Flores y Manzano.  

Pero no todo es amor en el cine quinqui. También, existe la adicción a la heroína y la desesperación por conseguirla. En el Pico, el personaje de Paco cae en un submundo de adicción salvaje. Aprovecha el cáncer de su madre, para consumir la morfina de la misma. De ahí en más, queda atrapado en un agujero profundo y tenebroso. El destino de los jóvenes, en el cine quinqui, siempre es fatal. Casi siempre, mueren por un robo fallido o por sobredosis. Aunque, algunas películas, suelen dejar una cuota de esperanza, como en “Colegas”. Las pocas opciones de crecimiento económico y profesional, dejan a estos niños al borde del abismo. Lo peor de todo, es que aunque han pasado varios años, la situación no ha variado mucho. Los jóvenes siguen sin opciones y no solo en España, también en Argentina y alrededores. El capitalismo criminal, hace de la meritocracia, una lucha descarnada y en la misma, muy pocos son ganadores. El esfuerzo es importante, pero también, el desarrollo de políticas inclusivas y empáticas. Sin entrar en debates infinitos, el cine quinqui es un gran género para la reflexión.

Lista de películas quinquis imperdibles:

1.

Colegas de Eloy de la Iglesia

2.

Navajeros de Eloy de la Iglesia

3.

Deprisa, deprisa de Carlos Saura

4.

El pico 1-2 de Eloy de la Iglesia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s