¿Quién caraj#!* es Gus Van Sant?

Por Estefanía Pejenaute

4 películas de Gus Van Sant, para introducirse en su mundo privado.

Gus Van Sant es un director de cine estadounidense, que ha sabido deleitarnos con grandes historias. Una de ellas es “Mala noche” (1985). La película cuenta con un reparto poco conocido y trata sobre un joven estadounidense gay, Walt (Tim Streeter), que se enamora de un inmigrante ilegal, llamado Johnny (Doug Cooeyate). Obsesionado, Walt intenta conquistar a Johnny, pero éste, no le hace caso. Por el contrario, se ríe de Walt constantemente.

En este film, Gus Van Sant, muestra la crudeza de la vida siendo inmigrante ilegal en EE.UU. También, podemos observar la insistencia mortífera de Walt. Un personaje bastante insoportable, que no acepta un NO como respuesta. Persiguiendo hasta el hartazgo, al pobre de Johnny.

La película está rodada en blanco y negro, lo que la hace ideal, para los que amamos dicho contraste. En cuanto, a las actuaciones son muy buenas. La historia es triste y desesperante. Expone, categóricamente, la necesidad de los personajes, Walt necesita amor y Johnny un futuro. Ambos coinciden en la necesidad, pero no en el amor y el deseo mutuo. Es una película, que vale la pena ver. Por momentos, toxica y sofocante. El primer paso para amar a Gus Van Sant.

Otro de los film, para embriagarse de Sant, es “Mi mundo privado” (1991). La película contiene un reparto conocido. Podemos ver a Keanu Reeves, River Phoenix, Flea (bajista de RHCP), Grace Zabriskie (Twin Peaks), entre otros.  

La historia trata sobre un joven, llamado Mike (Phoenix), que ejerce la prostitución en las calles. La vida de Mike no es fácil. Vive con narcolepsia y se encuentra sin su madre, a la cual extraña mucho. En un momento, llega a su vida Scott (Reeves). Un joven que para vengarse de su padre rico, decide trabajar de chapero. Mike, rápidamente, se enamora de Scott. Ambos jóvenes, parecen estar en la misma sintonía. Pero, a lo largo de la película, van a sobresalir sus diferencias sociales. Socialmente, los jóvenes, vienen de mundos diferentes y sus preferencias no son las mismas. Mike se encuentra en una soledad desesperante y dolorosa. No encuentra a su madre y tampoco, el amor correspondido. Sin futuro, ni estabilidad social y familiar. Mike despierta siempre en el mismo lugar. El film es poético y triste, aun así deben verlo. Gran actuación de River Phoenix, en su último paso por el cine, antes de su triste partida.

La filmografía de Gus Van Sant se sigue enriqueciendo, con la llegada de otra obra de arte, llamada “Paranoid park” (2007). Un adolescente llamado Alex, pasa sus días como skater con sus amigos. En un momento, se ve envuelto en un homicidio y su vida se tiñe de otro color. Van Sant enseña el mundillo adolescente a la perfección. Intrigas, dudas, sexualidad, inquietudes, soledad y miedo. Todo lo que vive un adolescente, en un mundo que comienza a conocer. Impactante y con escenas inolvidables, el film funciona a grandes niveles. Además, cuenta con excelentes interpretaciones, como la de Gabe Nevins (Alex) y la presencia del entrañable Scott P. Green (Scratch). Scott ha trabajado en varias películas de Sant, como Mi mundo privado y Last Days.

Las historias de Gus Van Sant siempre navegan por la misma temática. Por un lado, la sexualidad, por otro la soledad y la desesperación. El film “No te preocupes, no irá lejos” (2018), expone, lo dicho anteriormente. Callaham (Joaquín Phoenix) es adicto al alcohol y vive una vida al límite. Pronto, su imprudencia le juega una mala pasada y sufre un accidente, donde queda en silla de ruedas. En un centro de desintoxicación, descubre el arte. Y éste, comienza a darle sentido a su vida. La historia parte de un hecho verídico y de un drama total. El protagonista toca fondo y se queda repleto de mierda. Aun así, se termina por rodear de gente, que le enseña a mirar la vida desde otro ángulo. Callaham comienza un camino de resiliencia y perdón. Mágica y aguda, la historia impacta y enamora. La interpretación de Phoenix es brillante, como de costumbre. Esta vez, Gus Van Sant nos llena de esperanza. El film resulta inteligente y con un humor muy acido, “No te preocupes, no irá lejos”, promete y no defrauda.

La filmografía de Sant posee un amplio repertorio de historias, con mucho condimento social y cultural. Vale cada segundo que le dediquemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s